Ponencias científicas sobre el funcionamiento de la tecnología Pranan

25.01.13   Un centenar de personas participan en esta presentación realizada en Pamplona.

Es la primera vez que una tecnología de protección de la radiación no ionizante (la emitida por la telefonía móvil, redes inalámbricas,..) desarrollada íntegramente en España se somete a estudios científicos bioquímicos y bioeléctricos, con el objetivo de conocer su eficacia de protección en el organismo humano. Los investigadores dicen que "si no adoptamos medidas efectivas frente a la contaminación electromagnética vamos a tener un grave problema de salud en el futuro"...

El Colegio de Médicos de Pamplona acogió la presentación de unos estudios elaborados por científicos de las Universidades Complutense y de Granada que demuestran que la tecnología elaborada por la empresa navarra Pranan Techonologies S.L. mitiga las consecuencias que para nuestro organismo tiene la contaminación electromagnética. En concreto, el centenar de personas que asistieron a esta jornada conocieron por primera vez
los resultados tanto de un estudio bioquímico dirigido por la profesora titular de la Universidad de Granada, Germaine Escames, como de un análisis bioeléctrico promovido por el catedrático del departamento de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad Complutense, Tomás Ortiz.

Ambos trabajos, que han sido remitidos para su publicación en medios científicos especializados, se practicaron sobre individuos de edad media y que no presentaban ningún tipo de patología o enfermedad ni estaban medicándose en el momento en que se llevó a cabo esta prueba. De esta forma, el proyecto realizado por Germaine Escames, directora del International Institute of Melatonin, concluyó que "los productos Pranan ayudan a nuestro cuerpo a depurar mejor los radicales libres, principales responsables del extrés oxidativo que, a su vez, genera el envejecimiento y la muerte prematura de nuestras células". Por su parte, Tomás Ortiz destacó que "las aplicaciones Pranan hacen que se reduzca en intensidad y en número las áreas cerebrales que se activan al acercárseles un dispositivo móvil en funcionamiento".

Tomás Ortiz, catedrático de la Universidad Complutense, apuntó "sí que hemos alcanzado un grado suficiente en nuestros análisis como para afirmar que un abuso en el contacto con este tipo de radiaciones, sobre todo las de origen artificial, no resulta nada beneficioso para nuestra salud".

Fuente: Nueva Gestión.

Continuar leyendo la noticia

No hay comentarios

Agregar comentario

.