FAQs

P.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de Radiaciones Electromagnéticas no ionizantes?

R.

Nos referimos a las radiaciones dañinas emitidas por la telefonía móvil, ordenadores, microondas, radares, satélites, escáneres, redes inalámbricas, etc. Se les denomina también de baja intensidad. Son frecuencias comprendidas entre las bajas o radio frecuencias y el ultravioleta. En nuestro caso, nos referimos principalmente a las ondas con frecuencias comprendidas entre los 100KHz y los 300Ghz.

P.

¿En qué se basa la tecnología Pranan?

R.

La tecnología Pranan se basa fundamentalmente en desarrollar métodos y sistemas que permitan identificar y decodificar frecuencias electromagnéticas nocivas para la salud del organismo humano, transformándolas en inocuas, asimilables y a la vez consiguiendo que potencien la actividad bioenergética del núcleo de las células del cuerpo.

P.

¿Dónde tiene su origen?

R.

En la investigación realizada por las agencias espaciales, sobre todo la de la antigua Unión Soviética, en su intento de minimizar el efecto de las radiaciones acumuladas derivadas del instrumental de las cápsulas espaciales sobre los astronautas. Desde entonces, han surgido en el mundo varias propuestas derivadas de las experiencias descritas. Pranan, al introducir la nanotecnología en sus productos, ha sido capaz de mejorar sensiblemente la eficacia y el radio de acción de los dispositivos, siendo pioneros mundiales en esta faceta.

P.

¿Cómo funciona la tecnología Pranan?

R.

La tecnología Pranan actúa como un sistema autoconvertidor ante las radiaciones no ionizantes, compensando los efectos de las radiaciones electromagnéticas de la telefonía móvil en las personas que la utilizan. El principio de funcionamiento se basa en la reemisión de pulsos electromagnéticos sincrónicos ultradébiles, que ejercen un efecto oscilatorio de resonancia con receptores celulares, estableciendo, de esta forma, una coordinación sincronizada de señales bioeléctricas en los procesos biológicos activos internos en el cuerpo humano.

P.

¿Cómo podemos identificar la “basura” electromagnética?

R.

Estos campos electromagnéticos finos todavía no tienen instrumentos de medición homologados por la Ciencia que nos permitan efectuar comparaciones, por lo que sus efectos solo pueden ser comprobados por estudios bioquímicos. Poco a poco otras disciplinas están incidiendo sobre este problema y ampliando la información a disposición de los científicos y consiguientemente de la industria.

P.

¿Tiene alguna contraindicación?

R.

Ninguna, tal como se demostró en los estudios bioquímicos realizados por la Universidad de Granada. Los dispositivos Pranan constituyen una excelente medida frente al estado subyacente de estrés oxidativo e inflamación, corrigiéndolo hacia un mejor estado de control fisiológico del sujeto, lo que redunda en un buen estado de salud del mismo.

P.

¿De qué te protege el protector personal Phiwaves?

R.

Protege de las radiaciones electromagnéticas que proceden de redes inalámbricas como wifi, ordenadores, hornos microondas, antenas de telefonía móvil, etc. También su uso es recomendable para limitar la contaminación electromagnética que recibimos cuando viajamos en aviones y trenes.

P.

¿Los protectores interfieren en el funcionamiento de los aparatos electrónicos como ordenadores, móviles, etc?

R.

No interfieren, ni producen interferencia alguna con cualquier otro dispositivo de diferente naturaleza. Son convertidores pasivos sin carga

P.

Cuando trabajamos frente al ordenador, ¿podemos dejar el protector personal entre el teclado y la pantalla?

R.

Sí, además es recomendable que el protector personal esté entre la pantalla del ordenador y el organismo. Cuando lo portamos en el bolsillo de la camisa o chaqueta el efecto es el mismo.

P.

¿Qué radio de acción alcanzan los protectores personales y de móvil?

R.

Todos los estudios realizados sobre el protector personal indican su eficacia en un radio de acción de entre un metro y un metro y medio desde el lugar donde está situado. El protector de teléfono móvil está indicado para un radio concentrado de alrededor de cincuenta centímetros, lo que permite proteger perfectamente la zona sensible del cerebro humano cuando hablamos por teléfono

P.

Si llevo el protector personal, ¿es necesario llevar el del móvil?

R.

Es conveniente, ya que el protector para el móvil está diseñado para estar en contacto constante con el propio teléfono y cercano al cerebro, protegiendo de la radiación de magnitud superior que se produce en el proceso de establecimiento de llamada de una manera directa.

P.

El protector personal, ¿es mejor llevarlo con uno mismo que en la cartera o el bolso?

R.

La experiencia indica que es mejor llevarlo encima del cuerpo, pero es perfectamente eficaz en un radio de hasta un metro y medio de donde esté localizado.

P.

Si llevo el protector personal en el bolso, ¿me protege?

R.

Sí. Pero hay que tener en cuenta que si el bolso es de piel, esta actúa como apantallamiento de la radiación y hace que disminuya el rendimiento del dispositivo.

P.

Si llevo el protector personal en la cartera, ¿me protege?

R.

Sí. El bolsillo trasero del pantalón, el del pecho, etc. son perfectamente aceptables para esta función.

P.

Si cambio de teléfono móvil, ¿puedo pegar el protector en el nuevo y seguir estando protegido?

R.

Sí.

P.

¿Es recomendable utilizar el protector personal por la noche cuando dormimos?

R.

Si, es muy recomendable. En ese momento también podemos estar rodeados de contaminación electromagnética (redes inalámbricas, redes eléctricas, etc.).

P.

El protector de móvil, ¿funciona también con los móviles de tercera generación, smartphones, etc?

R.

Sí, además la utilización de nanomateriales en la fabricación de los dispositivos los hace especialmente efectivos frente a este tipo de teléfonos.

P.

¿Es necesario colocar el protector personal debajo de la almohada o con dejarlo en la mesilla, si está cerca, es suficiente?

R.

El protector personal funciona mejor cuánto más cerca esté del cuerpo, por lo que es recomendable dejarlo debajo de la almohada. Así su eficacia será mayor si en la habitación donde dormimos hay contaminación electromagnética (wifi, redes eléctricas, etc.).

P.

¿Puede haber reacciones adversas por la noche los primeros días de uso?

R.

No, aunque ocasionalmente se ha detectado en algunos usuarios la necesidad de un período de adaptación menor de 5 días antes de alcanzar un sueño profundo.

P.

El protector personal, ¿me protege en aviones, trenes, coches, barcos, metro y cualquier otro medio de transporte?

R.

Sí, además las cabinas de aviones son especialmente intensas en radiaciones por la acumulación de instalaciones que están insertadas en las mismas.

P.

¿Protegen de las radiaciones ionizantes?

R.

No está demostrado. Solo está probado para la influencia de las radiaciones no ionizantes.

P.

¿Es compatible con el marcapasos?

R.

Al ser un convertidor pasivo, no produce ningún efecto sobre los marcapasos y otros dispositivos y válvulas insertados para diversas funciones en el cuerpo humano.

P.

¿Las embarazadas pueden usar los dispositivos?

R.

Sí, sin limitación de uso. Además, están especialmente recomendados para la protección del neonato, tremendamente sensible a las radiaciones.

P.

¿Qué sucede si los dispositivos han estado expuestos al agua (lavadora, piscina,..)?

R.

Los dispositivos seguirán funcionando correctamente siempre que mantengan su estructura original intacta.

P.

¿Qué duración tienen los dispositivos?

R.

Ilimitada siempre que no se produzca un deterioro físico o rotura exterior del dispositivo.